Sindicatos policiales con cascotes de la Comisaría de Campo Madre de Dios | MADERO CUBERO
Sindicatos policiales con cascotes de la Comisaría de Campo Madre de Dios | MADERO CUBERO

Un informe del Servicio de Patrimonio y Contratación de la Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU) fechado el pasado 5 de enero concluye que el Ministerio del Interior sí que podría reformar la Comisaría Provincial de la Policía Nacional en Campo Madre de Dios pese a que parte de los terrenos estén a nombre de la Mutua de la Policía. Según consta en el informe, al que ha tenido acceso este periódico y firmado por la responsable del servicio de Patrimonio, el suelo sería del Ministerio del Interior por “prescripción adquisitiva” según establece el Código Civil y las leyes especiales.

En concreto, el informe señala que el suelo lo cedió a la Mutua de la Policía en noviembre de 1967 el Ayuntamiento para que se construyeran viviendas para los agentes. En este tiempo, la Mutua no ha puesto ni un ladrillo. Al contrario, ha cedido (“se desconoce si de manera tácita o expresa”, dice el documento) el suelo al Ministerio para que lo usara construyendo allí un aparcamiento y una zona de talleres que prestaba servicio a la propia Comisaría. De hecho, desde 1977 aparece en el Catastro tanto el aparcamiento como los talleres en una finca única que comprende toda la Comisaría y de cuya titularidad sería el Gobierno.

Por ello, por el paso del tiempo desde que se cediera un suelo para un fin (construir las viviendas) que no se ha llevado a cabo, el informe concluye que el suelo hasta revertir al Ayuntamiento, pero que considera que en la zona se ha aplicado ya el principio de “prescripción adquisitiva” que prevén los artículos 15 y 22 de la Ley de Patrimonio de las Administraciones Públicas. Es decir, que el suelo sería del Ministerio del Interior.

Eso sí: nominalmente las escrituras siguen estando a nombre de la Mutua de la Policía. En la práctica, el Ministerio necesitaría un certificado que tendría que conceder el Ayuntamiento para poder escriturar el espacio a su nombre y así poder iniciar las obras.

La alcaldesa, Isabel Ambrosio, ya ha enviado hasta dos cartas dirigidas al ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, para abordar las “dudas jurídicas” sobre la titularidad de los suelos. El equipo de gobierno entiende que el proyecto solo puede salir adelante rápidamente si se ejecuta como estaba previsto: reformar la comisaría y no construir una nueva. En caso de optar por construir la Comisaría en otro lugar, el proceso administrativo se alargará. Así, pasará un mínimo de dos años entre que el Ayuntamiento cede una parcela, modifica las normas urbanísticas y el Gobierno asume su titularidad. Las fuentes consultadas por este periódico comparan esta situación con la vivida en el Pabellón de la Juventud, donde ha pasado más de una década hasta que se ha podido cambiar la titularidad del espacio a nombre del Ayuntamiento.

En enero del 2016, el delegado del Gobierno, Antonio Sanz, visitó Córdoba para anunciar el compromiso del Ejecutivo con la reforma de la Comisaría de Campo Madre de Dios. Se daba así respuesta a las demandas de todos los sindicatos policiales, que se habían unido en una campaña para denunciar el estado de las instalaciones cordobesas. Casi 12 meses después, el Ministerio del Interior ha descubierto que parte del suelo sobre el que se levanta la Comisaría no es público, sino de la Mutua de la Policía, por lo que las obras no se pueden iniciar de manera inminente y el proyecto ha quedado congelado.

No hay comentarios aún

  • Hola, guest