Abrir un ojo, otear la oscuridad, asomar la nariz y certificar que el mundo más allá de las sábanas carece de importancia. Retirar la cortina y comprobar desde la calidez del hogar que más allá del ventanal la mañana amanece fría, blanqueando los coches con la escarcha de la noche. Esta, más o menos, es la versión de enero que nos está tocando vivir.

Noches muy frías que ven helar con alegría según se acerca la mañana. La más reciente ayer, con -1,8 ºC, si es que hoy no alcanzamos la que sería novena helada de los 24 días escasos que lleva el año. Un comienzo de año propio del mes, de carácter frío y seco. Una sequedad que alcanza ya con el presente, 39 días seguidos sin precipitación apreciable en la estación meteorológica del Aeropuerto de Córdoba. Estado de cuarentena pluviométrica.

Afortunadamente (ya era hora), esto va a cambiar. Desde las recónditas tierras de Terranova, allá por la costa este norteamericana, una profunda baja viene camino del continente europeo gracias a la potente interacción con la aún más profunda baja que por estas fechas habita sobre Groenlandia. La primera quiere venir a visitar la Península según medie la semana, alcanzando el norte peninsular en la mañana del próximo jueves 26. Para entonces la baja comenzará a afectar a la Península en forma de vaguada, llevando una buena regada a la práctica totalidad del país durante la madrugada del viernes. Eso sí, será de carácter frío, manteniendo el mercurio aún con valores que si bien no serán de nieve en cotas bajas, sí que serán propios de la época del año.

Mapa de precipitación acumulada prevista por el modelo GFS | Fuente: METEOCIEL

Lluvia de nuevo de la que riega el campo y llena embalses. Una lluvia necesaria que seguirá durante el resto del viernes de forma más aislada, y que aunque aún esté por definir, dibuja el inicio de una tendencia bastante más húmeda de la que venimos arrastrando. Y es que lo que muestran los modelos de predicción meteorológica, apuntan a un final de enero más lluvioso que su inicio. La circulación en el Atlántico Norte desplaza hacia el sur el paso de borrascas e insinúan un febrero de los de pisar charcos. Ya era hora.

Más información en el Twitter y el Facebook del Colectivo Meteofreak.

No hay comentarios aún

  • Hola, guest