Sin duda la noticia de estos últimos días ha sido la estabilidad atmosférica provocada por el potente anticiclón invernal situado en el NE de Francia, y que ha provocado que se batieran récords de presión en el país galo. El gran anticiclón continental también ha “abrazado” a la península ibérica y, además de proporcionar estabilidad atmosférica, ha propiciado heladas debido a la inversión térmica propia de este tipo de situaciones meteorológicas. En invierno y con días prolongados de alta presión, el aire tiende a descender a las capas medias y decide incluso instalarse de manera más cómoda en valles o mesetas, dándose la nada extraña situación de registrarse temperaturas mínimas más bajas en estas zonas, que en las de montaña. Así ha ocurrido en la última madrugada de 2016 en la provincia de Córdoba. Valsequillo con -3.7 ºC, han registrado la mínima más fría del conjunto de estaciones de AEMet en Andalucía.

Pero esta situación tiene las horas contadas con la entrada del nuevo año. Los dos primeros días de 2017 serán jornadas de transición a un cambio sustancial en la dinámica atmosférica. A nivel peninsular y también continental, ya que a medio y largo plazo, empieza a configurarse el primer temporal de nieve y frío en Europa. La tendencia indica que en la segunda semana del nuevo año y fruto del enfriamiento que va a experimentar el interior del continente, se produzca una irrupción de aire frío y seco desde el interior de Europa hasta nuestras latitudes. Normalmente, la llegada de este aire más seco proporciona sobre nuestra provincia pocas precipitaciones. En cambio, sí genera heladas bastante importantes en muchas zonas de nuestro territorio. Lo seguiremos con atención. La interacción de la masa más fría con otra húmeda puede provocar una situación como la de enero de 2010, donde la nieve cubrió toda la provincia de Córdoba.

YA VIENEN LOS REYES MAGOS

irlandaborrasca
Geopotencial a 500 Hpa. Salida modelo GFS proporcionada por Meteociel.

Ahí, donde hemos situado el círculo rojo, está uno de los actores clave para la formación de una borrasca que en los próximos días se formará y se situará al oeste peninsular sobre aguas atlánticas. La situación anticiclónica tiene las horas contadas y ya el día dos de enero los mapas de superficie dibujan la depresión con sus frentes asociados y que afectarán, sobre todo, a la zona más occidental de Andalucía.

superficiededosenero
Mapa de superficie previsto para el dos de enero. Fuente: AEMet

Con estos ingredientes cabe esperar un aumento de la nubosidad el día 2 de enero hasta quedar muy nuboso por la tarde. Las precipitaciones serían más importantes cuanto más al norte y oeste de la provincia. Serán de carácter débil y aisladas. La cubierta nubosa hará que las temperaturas nocturnas asciendan de manera notable y por lo tanto, las heladas de estos días desaparecerán. No se esperan grandes cambios en las temperaturas diurnas. El viento soplará de componente sur o suroeste y serán flojos en general. El día 3 será una jornada prácticamente calcada a la anterior. La precipitación máxima acumulada por el EPS y que proporciona AEMet y prevista hasta el día dos de enero, no contempla grandes acumulados de lluvia sobre nuestra provincia. La actual configuración nos sitúa en tierra de nadie, salvo que en las próximas salidas de los modelos de predicción, éstos vuelvan a incidir en la llegada de precipitaciones más intensas y generalizadas a partir del día 4 de enero. Debido a la gran incertidumbre que plantea la situación, informaremos en nuestro Twiiter y Facebook en los próximos días.

Este Colectivo os desea un feliz 2017 y que todos vuestros deseos se cumplan en el nuevo año.

 

 

 

Un comentario

  • Hola, guest