Belén de la hermandad de la Oración en el Huerto. | TONI BLANCO
Belén de la hermandad de la Oración en el Huerto. | TONI BLANCO

Es en cierto modo un viaje atrás en el tiempo para no pocas personas. O la visión de su trabajo, aunque en este caso a mayor escala, cada año por estas fechas. Es como el Belén de cualquier hogar que mantiene la costumbre de su montaje. Aunque en las dimensiones difiere de estos. Se trata, en definitiva, de una mirada tradicional a la Natividad. Sin alardes pero con cuidado en el detalle y, por supuesto, en la conjunción de cada uno de los mismos. La parroquia de San Francisco y San Eulogio acoge estos días la recreación del Nacimiento de Jesús que realiza la hermandad de la Oración en el Huerto y que de nuevo ofrece su perspectiva más popular.

La corporación del Domingo de Ramos, que es una de las pocas que mantienen esta tradición en la ciudad, no falta a la cita navideña. Como tampoco al concurso que la Fundación Cajasur y la Asociación de Belenistas organiza cada año y que en éste alcanzó su trigésimo sexta edición. El Belén de la hermandad de la Oración en el Huerto presenta un formato circular en un espacio de 16 metros cuadrados que recoge hasta ocho escenas de la Natividad, entre ellas, como es lógico, el propio Nacimiento de Jesús.

Elementos tan típicos como la tierra y la plantación apoyan una recreación que aparece en dos alturas y que casi en su totalidad refleja una población. Únicamente un pequeño rincón ofrece una perspectiva de las afueras de la misma. En este punto se encuentra la Anunciación a los pastores. El resto de escenas aparecen representadas entre casas. La Anunciación a la Virgen, la Visitación a Isabel, el Sueño de San José, la Posada, la Adoración de los Reyes y la Matanza a los Inocentes completan, junto al Nacimiento, un conjunto que escapa del cerramiento para que la visión del visitante sea mucho más accesible en todo momento.

Belén de la hermandad de la Oración en el Huerto. | TONI BLANCO
Belén de la hermandad de la Oración en el Huerto. | TONI BLANCO

Respecto de dicha circunstancia, la cofradía de la Oración en el Huerto pone especial interés a la atención de los más pequeños. Es uno de los objetivos que persigue Manuel López, hermano mayor de la corporación radicada en San Francisco y San Eulogio y encargado del montaje del Belén, para lo que cuenta con la colaboración del grupo joven de la hermandad y de miembros ésta. “Me gusta que sea algo que permite mantener la tradición entre los niños”, indica en ese sentido. Así, esta recreación ofrece la curiosidad de que existen diversas figuras de animales en situación de menor visibilidad, con el fin de que los más pequeños tengan opción de tratar de localizarlos.

En cuanto a las imágenes, el Belén recoge una serie de figuras también de carácter tradicional, que necesitaron de la dedicación de Manuel López. Se trata de piezas de marmolina o de escayola en blanco, que fueron pintadas por el propio hermano mayor de la Oración en el Huerto, y que reflejan la labor pausada a lo largo de años, en los que se fueron sumando nuevas. Por otro lado, cuenta el Nacimiento de la corporación del Domingo de Ramos con dos figuras de mayor valor si cabe, pues corresponden a los años cuarenta. La necesidad del cuidado de la proporción no es tan grande en este caso, dado que no existe una excesiva variación de perspectivas. Así, las imágenes son en su totalidad de 21 centímetros excepto las que componen el Misterio de la Natividad, que son de 24.

Con este Belén, Manuel López y la hermandad de la Oración del Huerto tratan de escapar de las recreaciones más de moda, que bien pudieran ser de estilo napolitano o de diorama, con el sello de Jerez de la Frontera. De esta forma, muestra un conjunto completamente tradicional que invita a su observación. El horario de visita es de 18:00 a 20:00, según el horario facilitado por la Fundación Cajasur y la Asociación de Belenistas, cada día hasta el 6 de enero del próximo año.

No hay comentarios aún

  • Hola, guest